5 cosas que aprendí al darme un Coffee Break

Todos saben que comenzar es difícil. Todos, excepto los soñadores. Por eso, cuando Flor me invitó a un Beer Break para hablar de ideas y sueños, (por aquel entonces no sabíamos que cambiaríamos las cervezas por cafés), para mí fue bastante fácil decirle que sí. Que sí, pero que me tenía que esperar hasta Febrero pues ya tenía un viaje programado a Rusia. Que sí, porque ya tenemos un proyecto en común, Non Girly Blue. Que sí, porque si lo habíamos logrado una vez, ¿por qué no una segunda vez?

Esa noche de diciembre hablamos mucho, como siempre lo hacemos. Hablamos de lo bueno de la industria, de lo malo de los sistemas, de lo extraño de este mundo en constante flux. Hablamos de los sueños, esos que desde que nacen comienzan a crecer y que por más que uno intente evadirlos siempre encuentran formas de manifestarse, de salir a la superficie y gritar “no puedes ignorarme”, y los ves dos, cinco, diez años después, para nada descoloridos, para nada desnutridos, sino que fortificados, nutridos por las entrañas, por el corazón.
Así platicamos esa noche.

Era diciembre y no teníamos nombre. No teníamos procesos. No teníamos esos archivos en Excel que registran números y fechas y que documentan los logros y los retos, esos que nos enseñan cómo hacer las cosas mejor. No teníamos nada, ni siquiera la remota idea de que materializar sueños es más trabajo que el trabajo.

Cuatro meses después miro hacia atrás, no para coger impulso, sino que para ver el camino recorrido. Para entender que aunque el mundo te venda la idea de “perseguir tus sueños”, de “emprender”, de “ser independiente”, realmente son pocos aquellos que te hablan cómo lograrlo, y que son escasos quienes te ayudan a recorrer camino.

Por eso, acá quiero compartirles 5 cosas que he aprendido hasta la fecha dentro de este Coffee Break.

1. Aterrizar requiere habilidades.
Todo el mundo tiene ideas. Todos. Pero, ¿Qué pasa cuando crees en una de ellas y no sabés cómo bajarla a tierra? Soñar es fácil, es gratis, pero accionar los mecanismos para comenzar a bajar a tierra es otra historia. Para que me entiendan, aterrizar una idea es similar a aterrizar en Toncontín: intrincado, lleno de vueltas y turbulencias, de una pista de aterrizaje demasiado corta y un frenazo violento obligado porque si no lo hacés, terminás en un accidente fatal al otro lado de la carretera. Así es comenzar una empresa con cero conocimiento, cero capital, cero alianzas pero mil ganas de materializar los sueños. No cualquiera aterriza en Toncontín, el segundo aeropuerto más peligroso del mundo. Aterrizar requiere conocimiento, preparación y también ser consciente que cualquier idea por más ingeniosa que parezca, tiene el potencial de estrellarse en el camino. Lo que me lleva al aprendizaje #2.

2. La importancia de los sistemas.
Salirse de la industria publicitaria como la conocemos es un ideal, un acto de rebeldía, un sueño por hacer realidad. Sí… Sentir la libertad de hacer lo que te plazca, de trazar tu propio norte, de alzar tus propias banderas… es lindo, es necesario, pero solamente es el primer paso. Para echar andar una idea es necesario fijar rumbos y trazar caminos, en otras palabras, planificar. Mi parte funcional-racional, y la experiencia, me ha demostrado múltiples veces en situaciones diferentes que sin un sistema no se llega muy lejos. La idea acá no es “construir” un sistema, tal acercamiento es un error. Hasta el mejor de los sistemas si se aborda desde la visión de “construcción” llega a ser complicado, engorroso y rígido. La importancia de un sistema no es para encasillar, no es para definir y mucho menos es para ser respetado. Un sistema es para delinear los potenciales caminos y, con el tiempo, la práctica, la experiencia, modificarlo, mejorarlo, botarlo y reinventarlo. Un sistema es como el cuerpo, es una cosa orgánica, mutable y cambiante.

3. Ser dueño comienza desde adentro.
No basta con decir “tengo una idea”, o decir “comencemos una empresa”. Ese es solo el primer paso. Para llevar a cabo una idea es fundamental sentirse dueño, apersonarse —como diría el papá de una amiga colombiana; es apropiarse de las ideas, de los procesos, de los retos, de los fracasos, de los logros. Sentirse dueño porque si uno no camina, tampoco camina la cosa. Porque si uno no es dueño, nadie más lo será; pero más que dueño de algo se trata de sentirse dueño de uno mismo, de entender que todo lo que se hace comienza con la responsabilidad, de entender que lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace, no sólo deben ser congruentes, sino que deben estar alineados. Si tener una idea es el primer paso, yo diría que adueñarse de la idea es el segundo.

4. Entender que no se puede solo.
Nadie es líder de una banda de una sola persona. Fueron las conexiones de la vida que me puso desde el comienzo muy buenos mentores. Cuando yo tenía 22 años, mi primer jefe, amigo y maestro Gustavo Gutiérrez me enseño con acciones que esta industria no es de glorias individuales. Que ese ego de “one-man-show” solo te lleva al deterioro. Esta ya no es una industria de egos individuales, de estrellas creativas que buscan tocar el fuego. El verdadero poder está en el colectivo, en la capacidad y necesidad humana de colaborar, de participar, de crecer, aprender y reaprender, de adaptar y remezclar. El éxito no radica en aprender cosas nuevas todos los días, el éxito radica en saber de qué se carece y buscar aliados que crean en tí y te ayuden a llegar a donde quieres llegar.

5. La energía femenina es creativa.
Y es acá donde llego a este punto, que más que aprendizaje, es una verdad: la energía femenina es creativa. Fue nuestra asesora Cristina Alvarez de Credisol, quien entre sesiones financieras, que además parecían clases de inteligencia emocional, empoderamiento femenino y visualización hacia un futuro colectivo y armónico, nos ayudó a redescrubrir esta verdad. Porque, ¿Qué es lo que pasa? Venimos de una industria creativa dominada por hombres, diseccionada por overheads y controlada por órdenes de trabajo que en lugar de rentabilizar, destruyen el espíritu creativo. Una industria donde el camino creativo para una mujer no es ni ⅓ de lo que vivió Peggy Olson en la tan afamanda serie “MadMen”, porque si se llamara MadWoman seguramente fuera una secuela a esa película “Durmiendo con el Enemigo”. Si señores, la industria creativa es dura. Es esa donde apenas 3% son directoras creativas. Esa donde ser reconocida como “creativa” es un mito porque de 5 lugares donde he trabajado, solo en 1 habían directoras creativas y ambas renunciaron. Esa donde muchas tiran la toalla y migran a cuentas, a medios, a planning; o terminan saliéndose del juego porque dejamos de creer en nuestros superpoderes, porque les creemos y olvidamos la verdad: que la energía femenina es, por naturaleza primero y por derecho después, creativa. Si no me creen, simplemente recuerden su infancia, ¿Quién se inventaba los juegos cuando esperaban aburridos en la sala del doctor? ¿Quién encendía sus paladares con la comida? ¿Quién se inventaba las historias para explicar el mundo? ¿Quién planificaba las vacaciones? ¿Quién? Piénsenlo. Recuérdenlo. Repítanlo: la energía femenina ES creativa.

Y así, esos son algunos de los aprendizajes que me ha dejado este Coffee Break. Vendrán más, así como vendrán más coffee breaks, más retos y más logros.
Vendrán más.

Beach, rain, and joyful friends.

A house faces the beach. The ocean looks gray and it’s rainy. An open gompa holds attentive friends while Erik shares his 10 minute talk about the Teacher’s Importance in the Karma Kagyu Lineage. Outside, children play in the pool, more friends come and go helping with logistics: washing dishes, cleaning up the dining area, cooking lunch. This was our weekend.

For second year in a row, friends from Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Panamá and United States joined for a weekend of meditation, friendship, and fun at the Kurso Intensivo Kagyu (KuIK) at Costa Azul, El Salvador.

Invitation
KuIK 2015 Invitation

Althought the idea of a sunny beach, tanned dakas, dakinis in bikinis, and waves in the ocean was clouded by rain, the weekend was a success. Friends from all participant sanghas prepared 10-minute talks followed by 16th Karmapa meditations. A total of 14 talks were given and hundreds of Karmapa Chennos recited from Friday to Sunday.

On Saturday night, after a “parrillada”, friends from the central american sangha shared the local activities at each center. We learned from daily meditation schedules, travelling teachers visits, and experiences at Europe Center Summer Course where the first central american video was shared to Lama Ole and 7 thousand friends more. A glimpse of the local activity, both inspiring and empowering. The day ended with a party that allowed everybody to get together and dance the only way Latin Kagyus do!

Sunday met us without rain. After a strong breakfast, many friends enjoyed the beach before getting on a last set of 10-minute talks and 16th Karmapa meditation. After lunch, Guatemalan friends packed their tents, got dressed and with warm goodbyes, departed. Costa Rican and American friends stayed to help dismantle the course, leave the beach house clean, and drive back to San Salvador center.

Saturday
Friends sharing 10 minute talks at the gompa.

A regional joyful effort

The KuIK is the result of international inspiration. After sharing experiences during the “Vaya con John por Centroamérica” back in 2013, the idea to work together as a regional sangha emerged. It quickly developed into a regional course, strengthening not only the host country’s efforts, but all regional sangha bonds, benefiting from cross-country planning and organisation. It is a joyful experience where working together is the way to hold both, the view and the lineage.

The first KuIK took place in Guatemala’s living center in 2014. This year El Salvador took us to the beach, and the KuIK still has miles to go, taking us to Costa Rica for 2016 and Panama for 2017. Please, come and join us!

Joyful friends
Come and join us! Costa Rica 2016!

External Links
Budismo Camino del Diamante:

De vagancias, rocanrol, colisiones y otras vueltas

I
De vagancias y rocanrol…

Después de mucho tiempo, esta semana escuché música de Ricardo Andrade y los Últimos Adictos. Aún días después, mi memoria repite fragmentos de esa canción “El Vagabundo”. ¿Será así de contagiosa esa música o será mi terca humanidad en su intento desbocado de recordar?

Escuchar el “Concierto en El Salvador”, con insertos de “Astral 94.9”, es escuchar el recuerdo: las escapadas del colegio. El primer novio. La casa prestada. La noticia de la balacera que reclamó la vida del cantautor chapín. El techo de madera y los Marlboro Light en la repisa frente al espejo de bordes dorados en la sala de la casa de mi amigo Juan. Tener 16 años.

Más que eso, no recuerdo. Ya no sé quien fuí. He cambiado (y olvidado) tanto que las pocas fotografías de esa época se me hacen irreconocibles. ¿Quién era? ¿Qué anhelaba? ¿Qué sueños profundos me mantenían despierta por la noche? ¿Qué miedos me paralizaban?

No lo sé.

Tampoco importa ahora, 13 años después. Siempre he creído que la mala memoria no es la que olvida, sino la que recuerda. Y es dentro de este fragmento musical “de orgullo centroamericano”, como saludaría Andrade al inicio de ese concierto, que me encuentro como un sueño a la mitad, dando vueltas como agujas de reloj, regresando a los mismos lugares sin recuerdos, partiéndome en dos mientras me pregunto ¿Por qué recuerdo tan poco? ¿Por qué la vida se me escurre en escribir reflexiones imprecisas de un “aquí y ahora” con la esperanza de recordar en un mañana incierto? ¿Será tan buena mi memoria que olvida o es grave la enfermedad humana de recordar? ¿Será que a todos les pasa igual?

Por motivos de ejercicios literarios en del taller de @jacintario, ayer salí a “vagabundear” después de mucho encierro. Paso a paso, entre caminos de asfalto, cemento, gravilla y grama, me descubrí como una terranauta, orbitando desde la periferia, reconociendo a una raza tan diversa al interior de un planeta palpitante de deportes, actividad y humanidad, mientras mi mente cantaba con prestado acento chapín,

“yo puedo dar si quiero vuelta al mundo,
porque el mundo soy yo,
cantando con su voz…”

Hacía mucho que no vagabundeaba. Recordé, sin muchos preámbulos, la maravilla de ir sin dirección. La libertad de deambular sin objetivos. De vagar por el simple amor a vivir y percibir el entorno con brillantez y novedad. Como si de un ente que por primera vez explora la tierra se tratase, mi ser errante saboreó una vez más de un mundo natural y des-humano. Efímero aún dentro de su perpetuidad. Silencioso. Solemne y radiante.

¿Será que para eso olvidamos? ¿Para redescubrir la ingenuidad y los secretos más sutiles de este mundo? ¿Y después de tantas vueltas, reencontrarnos con la magia radiante e infinita? ¿Para impregnarnos de efímeridad?

II
…colisiones y otras vueltas

Como poseído por terrícola impulso, los pasos concretos y rígidos transformaron al terranauta, conduciéndole irrevocablemente hacia la fecunda suavidad de tierras oscuras, decoradas por relucientes piedrecillas y esponjada por aguas generosas, cómplices de tormentas y nocturnidad.

Aguerrido, se abrió paso entre la exhuberante vegetación. Con la dificultad de un alpinista debutante, escaló los Cinco Montículos Premonitorios, en cuyas cúspides no encontró ni sabios ni oráculos, sino que extensos paisajes vacuos y un vasto sabor a libertad. Avanzó por los invisibles senderos y descubrió pequeños sahumerios de maíz tostado, ofrendas ceremoniales por muy pocos degustados. Infló su pecho y en el ahínco sagrado del humo, encontró una fuerza desconocida que le arrastró hacia la cúspide del Tercer Montículo. Desde la inhóspita altitud divisó en la distancia una pradera de abundante verdor. Estrepitósamente, como si los dioses le arrastraran por las solapas de su abrigo azul, descendió hacia aquel llano recubierto de una pelusilla minúscula e infinita, y rodeado por altos troncos que cerraban el espacio en un círculo de verde primor, descansó.

Desde el suelo contempló aquel techo movedizo por el cual se filtraban rayos de sol. Agudizó el oído y, más que brisa, escuchó voces vegetales. Al verse rodeado de madera viviente, reconoció que se encontraba en medio de una arbórea conversación. Era del octicentésimo Concilio de Almendros, celebrado a las vísperas de la Procesión de las Sombras y, justo en el momento en que el terranauta invocaba a las musas del sueño, en risas salpicantes estallaron los Almendros. Era la primera vez que el terranauta veía árboles de tan elevada estatura, pero no fue la verticalidad de sus troncos la causa de profundas impresiones, sino que las amplias hojas explayadas recubriendo el firmamento. Las clorofílicas risas cesaron, y fue evidente que además de cómicos, los Almendros avanzaban hacia temas de fortuita seriedad, o por lo menos, secretos para el oído humano, ese que por escuchar de todo, no recuerda nada, y que intercambia magia y sueños por otro tipo de hojas, que en lugar de venas y sangre verde, imprimen rostros y números dejando el aire impregnado en fétido olor.

Quince años atrás, en el afán de alejarse de humanas distracciones, los Cinco Sabios Almendros decidieron elevarse hacia lo más alto del firmamento para entablar cómodamente sus conversaciones trascendentales, mientras entre hoja y hoja, degustaban copas de clorofila refrescadas por corrientes de aire. Tanto se elevaron que además de la calma y el silencio, encontraron la efervescencia del Sol, ese que en lugar iluminar sus pláticas, las encendía con su fulminante calor. En su sabiduría, y para evitar innecesarios incendios, los enardecidos Almendros esperaban pacientes por las refrescantes aguas disfrazadas de lloviznas intermitentes o tormentas tempestuosas. Así crecieron, por cientos de años, los Sabios Almendros, conversando e imaginando con la infinidad del cielo, soñando entre nube y nube con un mundo más sencillo, sin plagas de hormigas cosquilleando por sus troncos, sin ardillas robando y carcomiendo a sus tiernas hijas las Almendras, pero más importante aún, sin humanos taladrando, con sus chácharas viciosas, el verde silencio.

Qué temas fueron dignos de conversación serán para siempre un misterio, pues a pesar de su oído fino y la perspicacia de sus ojos, el terranauta no comprendía el lenguaje de los Almendros; ese que en su verdor se fuga por entre las ramas y que al madurar se escapa junto a la brisa cayendo en la tierra, recubriéndola de una alfombra frondosa y digna para la Procesión de las Sombras, esas que al atardecer desfilan por el sendero de la eternidad rumbo a los mausoleos de colores con nombres pintados sobre pequeños azulejos.

Bajo las voces ininteligibles y el flagrante camino cubierto de Sombras, avanzó la oscuridad taloneando los pasos sonrojados de un Sol cada vez más perecedero. En la penumbra, el susurro clorofílico cesó y de las visiones almendradas sólo quedó una oscuridad salvaje tropezando con las risas y aplausos, los gritos y halagos, los juegos y regaños de los vivos; mientras todos estos misterios le eran revelados al silencioso terranauta, quien paciente escuchaba a los difuntos parlanchines, y que de vez en cuando se acercaban con historias, encontrando palabras humanas para revelar esos secretos que la imaginación onírica, y el hipo, previene a los cuentistas de callar.