Writing Icons (by Breanna Rose)

Escribir hasta que la mierda salga

Imagen: Breanna Rose 

Entre los budistas existe un símil que describe a la mente con una alberca con agua. Dicha alberca no puede encontrarse vacía pues representa la totalidad de pensamientos, palabras y acciones que hemos acumulado a lo largo esta —y anteriores— vidas. Es la calidad de las acciones lo que determina si el agua fluye o se espesa, y así como vamos repletos de acciones virtuosas y no tan virtuosas, muchos tenemos albercas de agua sucia que el tiempo y las acciones poco beneficiosas estancan en lodo.

¿Cómo vaciar todo ese lodo? Depositando agua limpia a través de acciones beneficiosas. Mientras más agua se deposite, más se suavizará, fluyendo fuera de la alberca y dejando espacio para el agua clara. Un sencillo ejercicio para comprender algo tan básico como “causa y efecto” —o karma, en términos budistas.

Desde una perspectiva didáctica, este cuentico de depositar agua clara para aflojar el lodo parece una meta alcanzable. Vamos por ahí pensando que sí es posible comportarse beneficiosamente e ir generando karma “positivo”. Facilita, de alguna manera, comprender que esas “acciones gotero” generan grandes resultados.

Dentro de la actividades del taller literario, al que asisto por tres meses ya, se habla mucho de construir la disciplina de escribir diariamente. “Para mantener la mano caliente”, “para engañar al olvido y capturar ideas”, “para visibilizar el pensamiento, hacer catarsis, (inserte su razón acá)”. Sea para lo que sea, un escritor es escritor porque escribe, porque su oficio no es solamente tener ideas, sino que escribirlas.

Es acá cuando descubro que muchas veces tengo escasa disposición para escribir los ejercicios en los que se busca desarrollar, no sólo el estilo y la exploración literaria, sino que la disciplina. Me doy cuenta que no sólo se trata de escribir porque se puede. Se trata, igual que ese ejemplo de la alberca, de práctica. Que más que disciplina, es enfoque. Más que disposición, es visión. Que más que deseo, es acción con motivación precisa. Que así como para dejar fluir el lodo mental son necesarias las acciones beneficiosas, así para el escritor es necesario escribir diariamente para pulir el oficio porque tantas palabras, ideas zombies y páginas sin pies ni cabeza, son esencialmente lo mismo: echar palabras en la alberca de la página para vaciar la mierda y, con el tiempo —y la paciencia—, llenar páginas con ideas expresadas en textos cada vez más claros y fluidos.

Porque una obra no es más que el resultado de la prueba y error dentro de una práctica. Un libro no es más que una colección ordenada de ideas sobrevivientes luego de litros y galones de palabras depositados en la alberca del papel, aparentemente tan vacío, pero tan lleno de miedo, inseguridad y confusión.

Sólo los que no lo hacen dirán que es fácil, pero no lo es. Escribir desde la mierda requiere valentía, requiere responsabilidad, requiere decisión, así como lo requiere dejar fluir el lodo mental.

Published by

sinrevelar

Creative strategist connecting human with brands. Life Expressionist. Film Lover.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s