Mensajes del majallá sobre la perfección.

Rosa Mena Valenzuela

No soy religiosa de ningún tipo pero nací y crecí en una familia y colegio de tradición católica, entonces conocer la vida del Nazareno es natural para mí. Era Semana Santa cuando visité una vez mas el Museo de Arte (@marte_esv) de El Salvador. Allí, entre paso y paso, me habló ella: Rosa Mena Valenzuela.

Nunca entendí su arte. Siempre me pareció un vómito sobre lienzos. Lo siento. Es atrevida la ignorancia. Esa amalgama de formas (?) incompletas (?), de retazos de tela (?) y pinceladas (?) que forman una obra (?) siempre me parecieron una burla hacia el espectador. Si, una burla hacia a mí, “La Gran Espectadora”. Ya sé que tengo una adicción a tomarme la vida muy en serio y es en este proceso de realización cuando me saluda la niña Rosa con su Via Crucis.  —¿Rosa Mena tiene un Via Crucis? Claro, ¿y por qué no?—, me pregunto y respondo al mismo tiempo.

Voy caminando por la rampa que conecta el primer nivel, desde la entrada el museo hacia las salas inferiores, deslizando la mirada incrédula sobre los lienzos de la Valenzuela hasta que llego a la penúltima (?) estación. Es justo ahí cuando la niña Rosa, irreverente como imagino que fue, se disfraza de Cristo en la cruz. Me escupe en la cara y entre carcajadas oscilantes me dice “¡Vos si sos bruta! ¡Si está bien no ser perfecta, mujer!”.

(silencio)

“¡Ay! ¡Pero qué fuerte tía!” pienso en un suspiro entrecortado. Con huesos helados, termino el recorrido en un museo donde ya no escucho nada más que esta verdad tan punzante que me dejaron ir del más allá.

Y sí, así es el arte. No le pide permiso a nadie para hablar. Simplemente existe fuera del control del artista para pronunciarse mayúsculamente sobre las mentes cuadradas como la mía: la perfección es una idea inútil. La perfección es una ilusión más.

No tiene mucha relación, pero al momento de escribir esta historia, tiene todo el sentido del mundo ese concepto japonés del “wabi-sabi”: nada es para siempre, nada es perfecto, nada está terminado; y en todo eso hay belleza sublime.

El mundo no habla pero es en su silencio que escuchamos todo.

Published by

sinrevelar

Creative strategist connecting human with brands. Life Expressionist. Film Lover.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s